¿Cuántos años tenía Moisés?

PODCAST

La Biblia nos habla muy claramente acerca de la edad de Moisés y de los años que duraron cada una de las principales etapas de su vida. No es para menos: Moisés es considerado, en la tradición judío-cristiana, el más grande de los profetas elegidos por Dios. Un verdadero amigo de Dios, “con quien Dios acostumbraba a hablar cara a cara” (Éx 33, 11).

Entre todas las etapas de su vida, ninguna se compara con la etapa final: los 40 años en el desierto, en los cuales desempeñó la ilustre tarea de guiar el pueblo de Dios hacia Canaán, la tierra prometida.

Sabemos que Moisés murió cuando todavía el pueblo de Israel no conquistaba el territorio de Canaán. Él no pudo entrar a la tierra prometida y falleció a los 120 años de edad. Dice el relato que “Tenía Moisés 120 años cuando murió; y no se había apagado su ojo ni se había perdido su vigor” (Dt 34, 7).

Increíble, ¿no? Tras una vida tan abnegada, nos cuesta creer que haya muerto tan anciano, con tanta energía hasta el final de sus días. Pero tampoco deberíamos dudarlo tanto, puesto que las costumbres adoptadas por los nómadas en aquellas épocas eran muy sanas. ¡Qué decir de las costumbres de los hebreos en cuanto a la alimentación y las costumbres morales!

En uno de sus últimos discursos hacia el pueblo de Israel, Moisés dijo: “Durante 40 años os he hecho caminar por el desierto…” (Dt 29, 5).

En efecto, el Antiguo Testamento nos dice que, cuando Moisés se dirigió al Faraón, tenía 80 años de edad (Ex 7, 7). Eso significa que sería ya una persona bastante mayor en la época del paso del Mar Rojo.

Hasta el momento, la cuenta es bastante coherente: Moisés tenía 80 años en el acontecimiento del Éxodo… y murió 40 años después, a los 120 años.

Quizás para ti sea una sorpresa pensar que Moisés, cuando fue llamado a Dios para su más grande misión, tuviera ya 80 años de edad. ¿Cómo había sido su vida hasta entonces?

Hablemos entonces del comienzo de su vida.

Moisés era hebreo de la tribu de Leví. Sabemos que, pese a ello, fue criado y formado como egipcio en la cohorte del Faraón, tras haber sido rescatado de las aguas del gran río por la princesa (Éx 2, 1-9). También sabemos que todo cambió en su vida cuando se solidarizó con su pueblo de origen, mató a un egipcio que maltrataba a un hebreo y tuvo que huir al desierto. Moisés vivió como pastor nómada en una región llamada Madián, donde se casó con Séfora, la hija de Jetró, jefe del clan. Formó familia engendrando a dos hijos.

¿Cuál era la edad de Moisés cuando mató al egipcio y huyó a Madián? Parece ser que esa información se transmitió sólo de forma oral durante muchos siglos. ¿Dónde la encontramos? ¡En el Nuevo Testamento! Cuando san Esteban –primer mártir cristiano- trató de demonstrar su buena instrucción en la fe judía a las autoridades del sanedrín, dijo que Moisés se refugió en el desierto a la edad de cuarenta años (Hech 7, 23).

¿Cuánto tiempo vivió Moisés como pastor en el desierto? Es también san Estéban quien nos cuenta que a “al cabo de cuarenta años se le apareció un ángel en el desierto del Sinaí, sobre la llama de una zarza ardiendo” (Hech 7, 30).

Con todos esos datos, tenemos la información completa sobre la vida de Moisés:

  1. Vivió hasta los 40 años en el palacio del Faraón, cuando tuvo que huir al desierto de Madián;
  2. En Madián, vivió como pastor durante 40 años, cuando fue llamado por Dios en la zarza ardiente para sacar a su pueblo;
  3. En el desierto, vivió otros 40 años, camino a la Tierra Prometida; murió a los 120 años, en algún lugar de Moab, sin poder entrar a Canaán.

La vida de Moisés, por lo tanto, se divide en 3 grandes etapas. Cada etapa duró 40 años.

¿Qué nos hace pensar esa cronología tan… peculiar?

Sabemos que los números, en la Biblia, no tienen solamente un significado literal. Ciertos números poseen un fuerte significado espiritual y simbólico. Es el caso del número 40. También es el caso del número 3.

Nos tomaría bastante tiempo analizar la riqueza de significados que puede haber en la simple cronología de la vida de Moisés. La fuerza del significado de los números nos sugiere que hay una gran carga teológica y espiritual en la interpretación de la vida de Moisés. Asimismo, esa forma de acercarse al conteo histórico nos puede generar algunos cuestionamientos sobre su literalidad. Aún más cuando el conteo de los años termina siendo revelado recién en el libro de los Hechos de los Apóstoles, tras siglos del desarrollo de la simbología de los números 3 y 40.

Finalmente, nos enriquece saber que la Biblia no sólo nos cuenta la edad de Moisés, sino que la misma Palabra divina nos sugiere leer los acontecimientos de su vida tomando en cuenta los años que duraron cada una de las principales etapas de su vida. Años divididos en 3 etapas de 40 años, que sumando 120 años nos dan la totalidad de los años de vida del más grande profeta de la historia. Desde este punto, se abren nuevas vetas de meditación.

2 Comments

  1. Jacob Antonio Cabrera González

    Bendiciones deseo saber cuánto tiempo duró Moisés hablando con faraón para dejar ir al pueblo digamos todas las señales de las diez plagas

    1. Ricardo Braz

      Estimado Jacob, es un gusto saludarte y gracias por la pregunta.
      El contexto histórico y literario del relato de las plagas y el diálogo de Moisés con el faraón nos hace pensar que:
      1. Se trataba de un faraón profundamente idólatra;
      2. Tenía un respeto hacia la persona de Moisés, que es escuchada pese al desprecio a sus ideas;
      3. Existe una progresión de la insistencia de Moisés, de las tragedias ocurridas para los egipcios, de la protección manifestada a los hebreos, de las exigencias de Moisés y del endurecimiento del corazón del faraón;
      4. No hay elementos suficientes para que podamos trazar con exactitud el contexto histórico: no se indica el nombre del faraón (es una cuestión abierta y debatida), no se indica la fecha en que Moisés se acercó al faraón (también es cuestión abierta y debatida), no se narran los hechos dentro de un calendario específico.
      Ahora bien, pese a esa carencia de datos, no podemos pensar que lo relatado carece de fundamento histórico porque los mismos relatos representan un testimonio de eventos ocurridos en la historia. Es un relato “historial”, es decir, fundamentado en la historia pero transmitido desde una estructura teológica, desde una interpretación de los hechos en vistas transmitir al pueblo de Israel lo esencial sobre la verdad de quien es Dios y su acción liberadora.
      Conclusión: podemos tratar de trazar desde el texto bíblico una cronología de las visitas de Moisés al faraón y de los acontecimientos llamados “plagas”. Pero ese conteo de los días o semanas relatados no necesariamente representarían un dato histórico. No era intención del autor brindar esa información precisa y, en consecuencia, no hizo parte de sus intuiciones inspiradas al poner por escrito lo que Dios nos quería revelar. Dicho de otro modo, no está especificado en el relato porque no es importante para nuestra salvación.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *